mejorlavidasimple

mejorlavidasimple

viernes, 9 de junio de 2017

juego de granadas

la sientes descender por tu pecho
y bajar a tus piernas
hasta los pies que arrastras.
no te das cuenta
pero vas

con la falda calada.
la mancha la tapan tus manos
mientras andas.


no has comido,
tu cuerpo no digiere la esperanza.
bebiste poco
pero no recuerdas

a quién explicabas
cómo la grava inunda tu playa cuando pones el alma fuera de la cama.
cómo el amor vino alguna vez a reírse en tu cara
y otras, fuiste tú
quien le dio la espalda.


le dijiste
que eres mariposa grávida que vuela sin desplegar las alas,
camelia a veces,
abeja en un panal con la miel acabada.
le contaste
que unos cuervos sin pico se mecen con la luna blanca,
que hay flores clavadas

en la materia gris de todas las ventanas.

le dijiste incluso
que tus secretos los guardas en bocas de alquiler
porque no te fías de quedarte callada.
que cometes el mismo error cada mañana
el error de esperar con ternura
lo que no pasa.
no recuerdas si se marchó
antes o después
de que tú te marcharas.


caminas por la acera seca
con la ropa empapada.
cuando los coches se paran, te paras.
miras el semáforo y sales

cuando arrancan.

la sientes resbalar sobre tu lava.
dañar tu piel como piedra caliente como rama abrasada.
tocas suelo y escondes bajo la blusa
el grito que fabrica la sed que no se sacia.
eres un puzle
de piezas de felicidad rasgada
pero faltan varias.

la dicha nunca es completa
quedan siempre cuevas mal ventiladas.


detrás de ti,
hay un rastro carmesí, muchas gotas de cera pintada.
vas apretando la tela
contra un muslo teñido de
granadas.
los dedos taponan

y los peces empujan
para no morir lejos del mar
ni desangrada.
tú lo sabías,
la ciudad ataca a las mariposas
a la camelia común
a la abeja que se aleja solitaria.
a veces, te juegas la vida,
a veces, por nada.





No hay comentarios:

Publicar un comentario