mejorlavidasimple

mejorlavidasimple

sábado, 19 de noviembre de 2016

Aliento

superaremos
la violencia contra una,
porque es violencia
contra todas
 
Me estás abriendo la carne y ya ves que no sale nada,
que estoy seca,
seca como la humedad que empapa las paredes
y levanta la pintura
y deja apestando la habitación que ocupas.
voy a salir por esta puerta
pero antes, encontraré una vereda
sea como sea
para ser agua fresca.
éstas son las cosas
que nunca quise escribir,
pero también tú, eres la vida que nunca quise vivir.
me estás pinchando el corazón
pero el globo estalló
hace décadas,
y el plástico arrugado
no es un material que sienta tu aguijón ni tu mano.
 
Me has echado cemento sobre los ojos
y aunque ya no muevo las pestañas
sé que están debajo intentando romper la cáscara.
por el momento
estoy ciega,
soy una construcción sin puertas ni ventanas abiertas,
un cuerpo sin entradas,
pero cuando no estés
las voy a abrir a patadas.
me he quedado a medio hacer
a medio cocinar
estoy cruda por dentro,
y tú sabes tan bien como yo, que apenas
queda tiempo,
porque el horno está apagado,
también
por el temblor en mis brazos,
por la mirada aguada que deja una mancha de barro.
soy un plato en la mesa mal decorado
con ganas de salir del mantel
de romperse en pedazos.
y te lo debo,
éstas son las deudas que el futuro y la espera
te dejarán cerca.

He pensado pedirte la luz, la sangre que has hurtado,
que me devuelvas
si puedes al contado
las ganas de existir, de ser MUJER
que me has quitado.
pero estoy llena de dudas,
de pequeños gorriones que no quieren saltar del árbol a la bruma,
de tímidos gusanos que no quieren salir
para no morir aplastados sin ayuda.


Y no sé qué haré con este amor mugriento,
con el vómito que llevo
podrido y presto
en algún lugar del pecho.
en la ducha, navego a la deriva
con ese miedo primitivo de no encontrar el sentido a estar viva,
porque tengo una hija,
porque ella siente mi pena escondida.


Tengo mala conciencia por no ser feliz,
por no poner fin

a esta historia de lobos, de avispas, de cacerías.
pero
he afinado las cuerdas de la lira,
limpiado las costras,
aceptado la suma gravedad de las heridas.
y he empezado a firmar

con mi huella extendida cada tramo del día.
voy a traer a esta sala sombría

aliento,
voy a colgar una bombilla fina

lúcida y
mía.




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario