mejorlavidasimple

mejorlavidasimple

lunes, 17 de octubre de 2016

contenedores

nada ha cambiado
sólo que ahora
es más difícil remar entre castaños,
pincharme con las cáscaras,
no creer en el dolor y el desgarro,
notar
el agujero negro en el dedo sin acusar a la púa por el daño.

es más difícil
que me veas reír en la mesa, más fácil que me alcancen las garras, la pena
y basta una pena pequeña, una cualquiera.
pero ya no muero
por querer arrancar las alas a un sueño, a la inquieta mariposa del deseo.
ya no advierto la letra pequeña de tus gestos,
sencillamente
ya no leo,
ni siquiera la suciedad
que deja un presente ordinario en la capa blanda del barro.


cada vez me es más difícil
atender a las citas
no rebañar las migas
huir de alguna cama enemiga sin dejar en la almohada la camisa.
como si la sangre se agotara
me cuesta encontrar
un lugar donde escupir el miedo y mejorar mi karma.


lo bueno
es que ahora me caben con dulzura las arrugas,
los pequeños incendios, las grandes holguras.
y las mil contorsiones al alba
me rescatan cuando siento la daga en mi espalda.
quizás
no habría soportado a la otra que hubiera sido si te hubiera tenido.


pero me cuesta
repasar derrotas, donar trastos viejos, coserme un botón frente al espejo.
me cuesta la mínima cosa.
siento el Ártico clavado y un iceberg
cuando cruzo las piernas hundiendo tu amor en mi costado.
y es ésta la temible angustia de la que no te hablaré nunca
de preferir la lucha y la locura
a ser la mujer feliz cosida a tu cintura.


nada ha cambiado
salvo el cuerpo,
pero no voy a tocarme la cara ni el pecho
son así desde su nacimiento.
no voy a esquivar el naufragio anunciado, me hundo en la tierra que araño con los labios.
ahora

caben en mí otras llagas, otras marcas, otras manos que rasgan mi materia orgánica.
ya no atiendo a los malos aciertos ni a los deshechos
para justificar
que de alguna enconada forma
sigo fingiendo.


algo ha cambiado
pero no tanto, no lo suficiente para seguir nadando,
por eso no es fácil dejar atrás la inútil posibilidad de contaminar con plomo cada paso.
ahora

es más difícil más duro más rígido más seguro
conservar la piel que rodea el alma subterránea y sus muros.


la vida es el camino que al avanzar hace imposible lo vivo.
los veinte
los treinta
los cuarenta
su golosa energía sigue saliendo

de un contenedor usado, con la tapa quebrada por los años
por tus brazos,
el plástico huele a basura y a tiempo encerrado.

y no olvido
reciclar del pasado
el placer que me diste caducado.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario