mejorlavidasimple

mejorlavidasimple

lunes, 8 de agosto de 2016

edad adulta

hay minutos
porque
la belleza se agría en las cañerías húmedas
como un fracaso grato que entra de costado
en un cuerpo cualquiera y delicado.

hay horas
porque
un niño escondido
en el pecho delgado de una mujer
descubre en un segundo
a una niña escondida
en el vientre de un hombre vagabundo.

hay semanas
porque
sorprendidos,
ambos regresan púdicos al regazo
a la seguridad del ocaso
como dos pecios vecinos
dos náufragos conocidos
dos refugiados del absurdo que a punto de tocar la felicidad
les cae la realidad del mundo.

hay meses
porque
en su interior nocturno
la niña se golpea con el pasado de alguien
con pedazos de algo, trozos de algas, y sangra.
porque
pone un par de gotas serenas
en la histeria del castillo cedido a la arena,
en el corazón roto lanzado al ganado en la verbena,
en la sangre de la herencia
que le hicieron tragar a la fuerza.
hay años
porque
castradas sus rodillas rojas
aún sueñan dentro del vacío con un latido presente
y diferente,
con el pulso de un adulto sin temor a la muerte.
porque
aunque cojea en sus ropas
toca la luna llena
y regresa con sus párpados rasos al rostro intacto,
aquel que en un segundo
miró desde otra piel la estela masculina
de su esfinge fina.

hay décadas
porque
el niño duerme en su oquedad como un lobo amenazado de guerra
las manos en alerta
las armas cerca.
porque
al dejar a la niña que también huía
surgió la tristeza
la apatía,
notó tensarse una antigua pereza,
sintió en el limbo del abismo
la sombra de unas sábanas usadas vendando su cabeza.
hay siglos
porque
la sociedad regulada
agita el dolor del torso femenino que le alberga,
araña la ilusión creciente, la pasión reciente
calienta las olas frescas y las ahuyenta.
porque
el dinero
aflige con fieras abejas la tibia lucidez de sus presas.

hay tiempo
porque
no hay instante ni locura ni dulzura
que una
al niño que a la mujer acoge
con la niña que protege al hombre.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario