mejorlavidasimple

mejorlavidasimple

sábado, 4 de junio de 2016

un bocado más

ya ves
todavía aquí
no pierdo la esperanza
por si es verdad que existe,
y tal vez
valga un par de esperas
o alguna más,
tal vez
valga la ronda
que estoy pagando.
él allí
tú aquí
y ella,
ella todavía escribiendo
por si alguna vez
la poesía
esa vieja loba perfumada
que con todos cabalga
se acerca a devorarla.

ya ves
ha aparecido tu cara en el espejo
desordenada,
ya sabes
cualquier excusa es buena
para encerrarla.
esa expresión tuya como de lluvia ácida.
dedícame una flor desde el cristal,
un clásico gesto de amor
entre dos
que no se aman.
ya ves
la fiesta no es aquí
es en la planta baja,
si prestas atención
oirás flautas y gaitas
algún acordeón y seguro,
su guitarra,
la de él,
él, que toca sin saber
que lloré tibiamente en la butaca.

ya ves
tantas plantas de interior ahogadas en agua,
tanta necesidad de vender la fruta pelada,
tanto pesar la carne para comértela luego
sin ganas.
qué extraño
en la muerte nos encontramos
y en la vida nos separamos,
dejándolo todo a medias.
no sé cómo encajar esta risa a medias,
qué hacer
con esta media amistad
con esta media atracción
con esta obsesión a medias.
voy a hacer un revuelto de setas
algo que no me guste
para dejarlo en la mesa.

ya ves
todavía
no pierdo la esperanza
pero estoy a dos cuadras de perderla,
llevo derramando sangre como una fiera
desde que el dulce porvenir
llamó a mi puerta.
ellos aquí
vosotros allí
y ella,
ella todavía mal viviendo
mal comiendo
malgastando sus cuatro cuartos
para de puntillas
y con la yemas de los dedos
tocar la gloria de vivir
deshecha.
Pero tú a lo tuyo
que la fiesta está abajo
y aún
no ha acabado,
no sé si te esperan
pero te presentas y dices que eres tú,
seguro encuentras
una dama abierta
que escriba poesía o que la lea.

ya ves
deja las golosinas sobre la arena
que habrá una marca redonda al cogerlas,
y a mí
me gustan las huellas
de las cosas pequeñas.
todavía aquí
ya ves
con el estómago hinchado de promesas,
ésas muertas de amor
que llenan manicomios
salas de embarque
y la chabola más pobre de la tierra.
tal vez
valga la pena un par de esperas
si la vida al final
nos da un bocado más
para que ella,
arranque al verso
el beso
que nos queda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario