mejorlavidasimple

mejorlavidasimple

miércoles, 18 de mayo de 2016

Hilar

nos retorcíamos
coma larvas
en el techo de una galaxia enana,
nos lanzábamos pétalos negros
sobre la cara,
sobre unos diminutos ojos que asomaban
por las vendas
por las sábanas
por el hilo sucio que juntos
nos ahogaba.

sufríamos
la misma charca empantanada
la misma corriente nos hundía
nos unía
nos condenaba.

pero volvíamos
para retorcernos
sin miradas,
con la lanza guardada,
sin gota de agua en la mampara.
éramos revistas
en unas manos tristes y agobiadas,
papel higiénico
que un niño pinta sobre su cara.

no cabían tus dedos,
el verbo o la palabra.
nos retorcíamos
en absoluto silencio
en una soledad programada.
y yo hilaba
hilaba
dando forma al envase
que cubre todavía
el sueño prodigioso de las hadas.

lo poco
que ocupábamos,
era mecido y vencido
por la sed
el hambre
o cualquier otra necesidad no declarada.
y yo no comprendía
pero hilaba.
esa fue
la última vez
que algo así
nos pasaba.

después,
no nos retorcimos más.
la lluvia acelerada
mojaba la seda bruta
mojaba las alas.
las tuyas,
de algún modo,
en algún movimiento,
encontraron el giro
que esperaban,
estuvieron abiertas
frente a mí
un segundo,
y luego
te llevaron con ellas
cuando estaba de espaldas.
tal vez
no estés cerca ni lejos,
tal vez
en otra habitación
o en el mismo techo.

mis alas
están mustias
no nacen
no crecen
y quien no vive
no muere.

engordo,
tengo el espacio lleno
y me han prohibido volar
con tu recuerdo.
me pesa
como hierro
el no retorcernos.

ahora sé
que hay mariposas que no llegan a tiempo.

y yo hilo la vida,
hilo
aquí arriba,
con un absurdo miedo en las esquinas,
con vértigo
con picor,
oyendo todavía
tu risa
en el forro de la vasija,
sintiendo una prisa
que levanta polvo en la pared amarilla.

y ya no hilo
como hilaba,
aquella fue
la última vez
que algo pasaba.
 

2 comentarios: