mejorlavidasimple

mejorlavidasimple

martes, 24 de mayo de 2016

cuentos vivos

te cuento que
no hay nada
como incubarlo entre los brazos
pero no mirarlo
no abrazarlo
sólo querer tenerlo entre las manos
retenerlo
y llegado el momento,
soltarlo
momificarlo
o enterrarlo.

darle otra vida
allí donde la tierra es azul
y el mar marrón o verde como la tierra antaño,
allí
donde las gaviotas siguen llegando,
donde el polen se acumula
debajo de las ingles del parado,
de los pies desnudos
rasgados.
nada como sentirse humano
sólo
porque está a tu lado,
porque estás a su lado,
porque has sido arrancada de un puerto de barrio
con olor a tango apretado
lúgubre y tosco
pero con ese ritmo tierno y ronco.
por eso
te cuento este relato
porque
viviendo a su costado
no sangra la costra del cuerpo
ni es rojo el ocaso
y el amanecer barre con cuidado
el cadáver de un invierno
que pudo aplastarnos.

a estas horas
apenas hago un movimiento
para no despertarlo.
me duele la cadera,
los hombros,
las células del amor
y el bazo.
pero no me muevo
para no inquietarlo.
para muchos soy la esclava
para otros,
la firme candidata a perder la batalla.
creo que ni unos ni otros
saben de qué hablan.
cuando se tiene algo como esto,
no cabe un pensamiento sólido
que perturbe
el sueño.

no espero que vengas a verlo
no hay tiempo,
por eso
te lo cuento.
se está yendo.
hoy
es calor y hielo,
es una habitación con persianas echadas,
un párpado que no muestra el intenso ardor de su mirada.
sin embargo
no hay nada como sostener su duelo
su derrota en mis dedos,
unirlo al instante con un simple alfiler
y amarlo
como a ti antes.
voy a ducharlo en el mar,
a este fósil de ciudad con nombre borrado
que no reclama nadie,
y gastar el minuto final de los mortales,
ese minuto en que se acepta
que la vida se va sin darnos cuenta.
voy a acunarlo
a cuidarlo
a mimarlo
a besarlo
porque no puedo salvarlo.
no me digas que lo suelte
sólo a ti te dejé
y te cuento,
no voy a olvidarlo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario