mejorlavidasimple

mejorlavidasimple

jueves, 17 de marzo de 2016

tanto que no

El tiempo.
pendiente del tiempo
lluvia o viento, sol rubio moreno,
mal o buen tiempo.
pendiente del dolor del ojo izquierdo
del ovario derecho.
el interior se estruja para condensarse dentro
materia negra
infinitas veces más densa pesada que la tierra.
pendiente del cielo y del infierno
que ninguno te roce demasiado,
hazme caso, si quieres,
no me hagas caso, si puedes.
El tiempo
hace tanto tiempo
hace tanto tiempo que no.
ahora lo que importa
es el pájaro en la rama,
el aire pecoso de hierba mojada,
la hoja trasparente
que saldrá mañana y clara
tierna inocente de floración abonada,
o tal vez, no
ahora no.

Hace tanto tiempo
empujando para sacar al ser que moraba,
tantas horas y tan fuerte,
quedé vacía de espanto y de rabia,
salió la vida
salieron mis órganos menores en cascada,
el ansia acumulada
el miedo de parir
la náusea de la mujer que abandoné hace ocho años en una cama.
Hay que vomitar el pasado
cuando aparece la lava,
cuando va subiendo la masa
del intestino al vientre, del vientre contra el pulmón,
del pulmón hacia la frente arrugada,
ese minuto inhumano que destapa la eternidad asustada.
después, vino mi animal etéreo,
vigilante,
acorralado por la jaula imaginaria de mis huesos mis manos
o tal vez, no eran mis huesos
o eran mis manos con los dedos de alguien.
ya no soy yo
o soy yo con algo menos que antes,
con más no.
Y mientras, este ser que mira
desde abajo
la culpabilidad escrita sobre mi rostro
la máscara de hembra feliz que le ama por entero poco a poco,
con la vida amordazada por delante.
esos días por vivir
cuando la madriguera de arena
se deshace.

Tanto tiempo
pendiente de la mente
perdida a trozos como el cuerpo,
quién lo iba a decir,
los colmillos durmiendo en mi mesilla
con esas otras cosas,
como en esas otras casas lo hará la biblia
la última novela
la alianza dorada
la cerveza vacía.
soy hija de los átomos no de las líneas,
apenas he leído, retengo las portadas,
el nombre del autor sólo si me llama,
olfateo el material literario como posible alimento,
pierdo la salud comiendo pienso.
Mi corazón emite descargas,
mi torso se acelera porque estás
también porque te vayas.
yo no debo quedarme.
cuando la sangre no llega a mis piernas
subo las cuestas golpeada por olas gigantescas
aunque no haya batallas ni tormenta
ni refugio ni merienda.
soy un proyecto sin fondos que cierra
mandando a la calle el personal, las esperanzas,
lo que haga falta
para que cuadre la muñeca pequeña en la grande,
la grande en la más grande, y así
hasta que nada cuadre.
ésta, mi sociedad urbana y militante.

Hace años que no
esos años que son tiempo cortado controlado
meses de calendario.
la vejez silenciosa con sonrisa de niña maliciosa
me pisa la luz no la sombra.
meñique con meñique el ser que vino y yo
yo y la vejez, la vejez y el ser.
me giro ciento ochenta grados
para inventar lo que ya no.
Tengo una nostalgia salina,
una saliva nostálgica en la lengua,
el trozo de ala de un insecto
que no sé cómo me halló,
me honra que elija mi boca
conmigo agotó sus días, su tiempo.
el tiempo.
pendiente del cielo y del infierno.
hace tanto que no.




No hay comentarios:

Publicar un comentario