mejorlavidasimple

mejorlavidasimple

domingo, 8 de noviembre de 2015

transparencias tuyas

conozco un patio
un hueco abandonado
un césped de colores claros y alargados,
donde danzan las diosas más viejas,
los dioses más cansados de la tierra,
y quiero llevarte
llevarte de la mano
hasta encontrarte.


agarrar tus dedos transparentes
en esas manos de aire que me tiendes siempre,
ver tu rostro translúcido caminar junto al mío
y que el sol salga y se ponga
por la holgura del árbol
que aspira el humus tierno de los ralos abrigos.
quiero avanzar
como hago todavía,
sin dedicar al amor la victoria y menos, el día,
sin darle recompensas,
sin colocar un laurel en la telaraña que teje en mi puerta.
caminar contigo
con la nueva costumbre

de encontrar una guarida fría, que haya vacía,
vacía de metas, de tiranos,
vacía de una vida sin sueldo y sin descanso,
aunque tu voz no arranque nunca en miradas,
y la mía, alterada,
caiga por el desagüe de un baño público directa a la pálida nada.


promete que al navegar
no dejaremos entre las flores quemadas
ninguna queja despierta ni sembrada,
ni una palabra armada,
ni un beso flotando en la boca que lo dio por muerto antes de llegar a otra,
yo tocaré tu cuerpo fundido y cristalino
para saber seguro
que aún sigues conmigo,
saber que tu carne de éter y gelatina fresca
no ha dejado por accidente o azar la balsa de piedra,
la ruta que nunca marcamos con visibles trazos
cuando volvimos ambos
ajenos e inclinados, por el mismo canto del asfalto.


comeremos en alguna cantina de barrio
un caldo de verduras sin pan ni tabaco,
y mientras no estén los platos
sobre el mantel sucio de cuadros,
leeremos la letra pequeña del cartón de un vino caliente y aguado,
las horas pasarán
marcando las servilletas a picotazos,
con la grasa de tus manos que sólo consigo imaginar de lejos,
con el carmín barato de mis sueños que comen lentos.
me preocupa
que salgas del local sin probar bocado.


siempre noto tus labios traslúcidos
silbando sobre todas las cosas odiosas
de un futuro que es pasado anticipado,
tengo atravesada en mi esperanza
tu silueta de gas, tu aliento evaporado,
y cruzas mi cuerpo con el tuyo cuando cambias de lado.
quiero llevarte
llevarte del brazo
hasta encontrarme,
para dar forma plebeya a las bellas leyendas,
las que pasaron de largo
sin soltar bendiciones bajo nuestras suelas.
quiero de nuevo tocar tu rostro,
y al saberte límpido, aéreo, fluido y trasparente,
o serlo los dos
o ninguno

o ser yo, tu ausente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario