mejorlavidasimple

mejorlavidasimple

miércoles, 16 de septiembre de 2015

cuando un último momento

en el último momento que entraste
supe que no te buscaba,
que harías de mi ternura un campo de amapolas asustadas,
que esparcirías el frío de tu sangre agitada
sobre el sudor de la tela estrenada
o sobre el lugar noble
donde engordan rosas las ilusiones pobres.
Ahora tienes en tus metálicas esposas
mis manos revoleteando nerviosas,
y aprietas extrañado las cuatro muñecas que formamos,
creo ver entre tus dientes
una suerte de destino hiriente,
y un viento que, solo y en el fondo,
mueve el telón estriado de pana rojo,
no sé que decirte
pero no te preocupes,
me pasa a menudo cuando salgo a tantear el mundo,
y si apareces,
lo que quiero es llevarme mi timidez a otra parte,
simplemente, marcharme.
Afuera me espera un páramo precioso
con un silencio ronco y pastoso,
caricias que envejecen mi cuerpo poco a poco,
ese olor urbano a justicia caduca en las aristas
convertidas en vertederos de sueños y revistas,
pero no te inquietes,
sé recorrer los raíles sintiendo el hierro caliente,
y no me arrojo,
dos centímetros del suelo son una frontera invencible
para las vidas que saben a poco.
Lo raro,
es que eres exacto al alma que esperaba,
llevas el mismo traje,
los mismos gestos en la misma cara,
la dosis justa de azúcar en la voz, de pan en la mirada raspada,
y has sido puntual,
y has cerrado la puerta después de cruzarla.
No es sólo esta cita,
es el resto de las citas que vengan,
serán
como un poema que no sabe qué hacer con la cordura yerma del poeta,
como las armas que no escapan de las guerras,
como la paloma lisiada y ciega
que herida de bala o tristezas
ya no quiere encontrar el camino de vuelta a la casa materna.
En el último momento, me di cuenta

que algunas moléculas de humo andan sueltas,
que entre nosotros echaba el ancla una magia perversa,
que las luces que tendrían que arrullar nuestro deseo
lo quemaban, lo echaban por tierra,
en el último momento, en el que todo pesa,
olvidé que era yo
el punto de la letra que falta

sobre la mesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario