mejorlavidasimple

mejorlavidasimple

lunes, 23 de junio de 2014

Nota para gaviotas

Llega desabrigada a barras y taquillas
con pies acartonados, suelas roídas.
Y recuerda abrazos rotos hace años,
el sueño que aún le late bajo el barro.
Yo, como ella,
perfilo con mis uñas en las mesas
mapas de estelas finas que regresan,
los rasgos de ese rostro que nos niega
salir del tiempo usado, del eco amado,
del conocido olor de un ser humano.
Ella aprieta su falda
contra un cuerpo cualquiera,
y alarga la luz parda
de momentos que escapan
sin prestarse las camas.
Ella, como yo,
descubre alguna cana al despeinarse,
y olvida si se puede, los días que perdió
batiéndose en la orilla contra nadie.
Cuando llaman, responde
intercambiando risas y retoños,
sin comentar que sigue deshojada
en el parque del barrio, en el suelo de casa,
en su huelga de hombre,
de heridas que no sangran,
de frases incompletas
que cuelgan del balcón con amenazas.
Para ella, el tiempo
es ese gris que pasea su alma,
es la persona ajena con quien cruza miradas
sin sentir dentro nada,
es el poder viciado que contamina el aire,
que hunde lo posible en su maraña.
Lee libros, labios, versos subrayados,
y a veces, como yo,
busca las llaves,
empuja la puerta,
aparta los zapatos y se sienta,
tirando su derrota con una nota roja
que narra su victoria a las gaviotas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario