mejorlavidasimple

mejorlavidasimple

miércoles, 4 de junio de 2014

Hombre

Para el hombre de las semanas y los versos 

Eres el hombre que miro,
el perfil que desciendo sin sospechas,
el que vuelvo a subir sin que lo sepas.
La hoja de papel que mezcla victorias afanadas
con precoces derrotas no contadas.
Por tus ojos pasa el rayo visceral
del centro incandescente de la tierra,
son espadas de punta afable y afilada
que atraviesan la realidad preñada
y abrazan la semilla que germina en ella.
Enfocas el momento, y entre tus garras
haces el amor a la planta más frágil,
a la voz que pide asilo entre tus brazos,
a las notas del piano oscuro que cojea,
al gesto interno
de la mano que encuentra
disponibilidad en tu cuerpo.
No devoras nada, pero aplicas
intensidad candente a la vida que cercas,
y arden los dos metros y medio del Café
que nos alejan.
Sólo escucho un rumor exagerado de espigas

al desabrocharme el pecho,
un susurro que espanta pasados y credos,
que pega sus labios en el cristal rasgado
de la puerta proscrita de los cielos.
Eres el hombre con sonrisa guerrillera,
que pasea su alma por barrios de oprimidos e indigentes,
de sabios que mendigan y meditan,
de mujeres que cantan si no duermes.
Toco el vaso profundo, toco la mesa
y una frase de amor me estalla en las yemas,
eres el héroe imperfecto que navega
por la superficie líquida del té que resta.
Los dos sentados, atentos al verso,
rodeados del aliento ventoso de los sueños,
de musas que prensan mis entrañas
y arrancan lágrimas sanas a la ropa calada.
Eres el territorio que admiro,

que miro,
a la distancia acordada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario