mejorlavidasimple

mejorlavidasimple

lunes, 26 de mayo de 2014

Hora

Encuentro dunas y erratas en los besos dormidos,
arena blanca y gruesa por piernas arropadas,
tengo un silencio crudo refugiado conmigo,
soy cuerpo solitario que levanta.

El humo de la noche deja la carne tibia y hundida en emociones,
hay estelas abiertas por palabras sin frases,
y hay pensamientos fríos posados como insectos en el agua,
soy esa presa fácil que se viste y anda.

Desciendo la escalera a oscuras asida a tu lado ausente,
cruje la madera y el mundo no despierta,
quiero esquivar los lobos que duermen en la puerta,
siento mi propio peso al abrir las aceras,
soy ese abrazo largo recogiendo la mesa.

Antes de este lugar, hubo hojas sueltas,
gotas secas de barro duro en la vereda,
y no ha cambiado nada desde que no hay estrellas,
nada puede cambiar sin tu presencia,
soy la mano en el pecho que respira tensa.

Tengo la misma cara del destino imperfecto,
la mirada de vidrio verde en la botella,
la tormenta y las ondas de un pensamiento a solas,
ese olor de las piedras que regresan,
soy hora tal vez, pero no sé cuál de ellas.
 

2 comentarios:

  1. Las piedras, al despertar, al regresar, tienen un maravilloso olor a cardomomo... a pasado con futuro.
    Que bueno que blogs amigos me dieran la mano hasta este lugar. Me quedo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que un presente de piedras con olor a cardamomo te haya traído hasta aquí, y que te quedes. Gracias, Carlos.

      Eliminar