mejorlavidasimple

mejorlavidasimple

miércoles, 30 de abril de 2014

Luna niebla

No es verdad, que pueda detener
en el aire
esa gota que el grifo desecha,
esa lágrima dulce y clorada,
ese mar de cielo contenido
habitado y único.
Nada, ni siquiera el pulso en tu garganta
me es ajeno,
ni la playa inmensa de espacios de reposo
que es tu cuerpo,
sea el primero o el último en que anides.
Es falso, lo sé, que puedas recorrer
esta calle conmigo,
a esa hora del viento en los rezos,
del miedo de la presa
entre redes o rejas,
cuando cedo mi turno en los buzones
a cúmulos de polen y recados,
cuando el día sin ruido
se repliega,
cuando empeño a usureros
mis finales felices,
las perlas azuladas de mendigas princesas,
los abrazos que doy o que recibo,
las estrellas fugaces, las huérfanas,
la ruta del río por parajes yermos.
Nada, ni siquiera un pálpito en tus sienes
me es ajeno,
como si en este asfalto, este universo,
de pisadas de piedra, de mundos por nacer,
de medios absolutos y obsoletos,
algo tuyo hubiese despejado
con una luna suave
el humo de un temblor,
mi niebla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario