mejorlavidasimple

mejorlavidasimple

jueves, 5 de diciembre de 2013

La nada que conservo

Conservo del amanecer
esa pequeña duda que crece a tu lado,
del día que no tengo y que no llega
del ancla lanzada que no toca tierra
del esfuerzo del ala que nace doblada.
Conservo de este atardecer,
un silencio viejo de trenes parados,
de alfombras manchadas al entrar en casa,
de puertas con letras cambiadas,
de paredes secas, arrugadas.
Y esta tos quebrada en la llamada,
nerviosa, atrapada entre hoy y mañana;
y esta sensación de ropa mojada,
de techos partidos y cuadros torcidos,
de una voz que no llega a entrar
que vive en los pasillos, en la ventana.
Conservo de este día
el olor caliente de la estela fresca que pasa,
de una lluvia a destiempo que nada cambia,
esa tierna torpeza
de quien siempre busca la misma piedra.
Todo lo que conservo,
la noche se lo lleva a dormir a su lado,
huele a incienso el momento,
las ruinas del presente,
el vuelo del minuto que comienza.
Hoy echaré de menos este instante,
el verbo que no tengo en la distancia,
la ola que no llega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario