mejorlavidasimple

mejorlavidasimple

sábado, 31 de agosto de 2013

Tierra de sabios imperfectos

Vuelve hacia mí su rostro
la cara frágil, noctámbula,
un grabado de surcos, desteñido
de acantilados afilados
por los que el tiempo se arroja
cuando quiere morir.
Vuelve su sentido impar
hacia la mesa que ocupo,
inquieta el vaho que respiro,
el suelo que toco no parece tierra firme.
Su apagada mirada,
incuba movimientos
de débiles impulsos y reflejos.
Delante de él,
la guerra que amenaza,
la infancia recluida en tiendas de campaña,
en ojos que no duermen, que esperan.
El cuerpo nos pesa, de repente;
el suyo, es abrigo de anchos hombros
apariencia de sombra, sin sol que la proyecta,
el mío, cerrado por mal tiempo, se encoje,
soy ave de alas húmedas,
gota que cae en agua turbia.
Vuelve hacia mí su mirar de nube negra,
y sacude en lo mundano
su mantel de ruinas y protestas.
Es estela contenida, herida de un cometa,
es barco que se aleja, sin promesas,
que deja trazos de espuma entre las mesas.
Cuelga de su ropa la heroicidad reseca,
tristeza endurecida, cruza su boca.
Vuelve todo su pecho hacia mí,
su escenario hundido,
su caja ancha, radiante de secretos,
‘Te vendo un pensamiento’,
‘y el valor para dejarle’
Levanto mi vaso, desciende su cabeza,
cerramos el trato.
Le veo por última vez caminar inclinado,
hacia tierras de sabios imperfectos,
va con la frente arrugada
al encuentro de colosos y fuleros,
de dioses mediocres,
de impurezas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario