mejorlavidasimple

mejorlavidasimple

martes, 4 de junio de 2013

Tu presencia o tu pena

Yo no sé si tu nombre estaba
en aquel pasillo estrecho,
pero sólo veía las letras
que traen tu retrato
al filo cortante del acantilado.
Y de pronto, la nada,
la más absurda de las páginas,
aquella que no arranca
los recuerdos al insomnio,
ni los besos a la boca
que no quiere retenerlos.
Y de súbito,
el té marchito sobre la mesa,
el café cargado de oscuridad,
un trago de vino caliente
en aquel vaso lleno de marcas,
del trazo tenso de unos dedos
que no dejan de culparse.
Como si arrastrase
tu presencia o tu pena
me vienes a las manos,
por el origen clandestino de los tiempos,
desde una frontera incierta, blindada.
Y esculpo paciente tus versos,
el gesto que me roba la distancia,
el ocaso silencioso de tu rostro,
la materia viva que trae a mi pecho
esa lenta dureza,
de saberme vencida ante la piedra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario