mejorlavidasimple

mejorlavidasimple

viernes, 22 de marzo de 2013

Regreso a Madrid

Regreso a Madrid,
donde el destino,
niega la luna llena,
y borra sombras.
Voy a escribir
en las paredes
de tabernas
que sirvan vino dulce.
Déjate ver.
Regreso a Madrid.
Reto a la suerte:
'no te cruzarás conmigo'
ella dice que sí.
Quiero creer.
Entraré,
despacio en las calles,
con el pulso
arrítmico del deseo.
Iré cayendo
entre rostros,
¿dónde el tuyo?
Déjate ver.
Regreso a Madrid.

miércoles, 20 de marzo de 2013

Lluvia

Hoy confundo los faros
que marcan el regreso y el naufragio.
Las huellas encendidas,
envejecen.
Voy con un cansancio usado,
leyendo titulares,
palabras sueltas,
páginas pequeñas.
Y de nuevo, ese miedo oxidado
que persiste,
entre el delirio de verte otra vez,
y el absurdo de tenerte,
cuando ya no existes.
En la espuma mal trazada del camino,
quedé varada,
y no avanzo,
sin el aire que respirábamos juntos.
Después del mar,
me fui al exilio, a buscar
la vida que quedaba.
Hoy supe de la lluvia
en otros campos,
de la luz que humedece
y prende, por ausencia.
La tierra deshabitándose,
y aquel lugar donde ella va,
que quisiera bello,
se puebla.

miércoles, 13 de marzo de 2013

Te recuerdo

No hay recuerdos.
Emerjo con la nada desde el alba,
atenta al murmullo de quienes no durmieron,
pendiente de la elipse de la tierra,
indiferente al tiempo y sus agujas.
No hay recuerdos.
Soy un mar derramado
en el mapa de otro lecho,
ordenando el mundo que me ocupa,
y el desorden simple que alimento.
No hay recuerdos,
ni en la promesa del día,
ni en mis secretos deseos.
Pero sentiré de pronto,
el peine enredado en el espejo,
y ese rostro callado, que devoró mis sueños.
Una ausencia con figura pasajera
anudando brazos, vientos,
en la región señera de mi cuerpo.
Vuelvo la cara a la pared abierta,
al paro de corbata y medias,
a cualquier forma de guerra.
Sale temprano el olor a metro,
a pan, a amores dispersos.
El mundo se habita, sin recuerdos.
Pero alguien olvidó tu voz
en la pintura incierta de las calles;
en el trazo débil de una frase lenta
que voy siguiendo.
Sonrío a la mano que me espera,
y en ella, te recuerdo.

viernes, 8 de marzo de 2013

Por todas ellas

Por todas, y por ellas,
por las que nunca serán ni amantes, ni esposas.
Por las que duermen deshechas
sobre retazos de un nombre,
o bajo un hombre.
Por aquellas que esperan en comunes ascensores,
el asalto de un encuentro.
Por todas, por aquellas,
que sufrieron siendo madres,
vivas en silencios tensos,
borrando la marca húmeda
de atardeceres segados.
Por ellas, que aún escapan
por ciudades que les son ajenas,
empapadas en miedos y emociones,
asaltadas en la calle
por ladrones de arte,
por coleccionistas, por debilidades.
Por las mujeres del mundo,
que fertilizan los sueños de otros,
los días de otros,
agotando el brillo en la mirada,
áspera la piel de manos gastadas.
Ni leídas, ni vistas, ni esperadas,
ni modelos, ni actrices,
ni princesas nobles o plebeyas,
sin fotos que recuerden bellezas.
Incandescentes en estaciones de metro,
en tiendas de necesidades,
en largas salas de espera y recuerdos.
Por todas ellas,
por escribir en extrañas madrugadas
sobre ellos.

viernes, 1 de marzo de 2013

Hablar de ti

No sé hablar de ti.
Si te traigo,
viene un silencio ciego y conocido,
como tormenta deportando sentimientos,
que amenaza inundaciones.
Viene un aire de lluvia,
que deja espuma azul en el coraje,
y tierra mojada en el olvido esquivo.
No sé hablar de ti.
Llevo ese eco tuyo a punto de nacer
de una boca desarmada en la batalla,
y huyo por la grieta ebria
de un deseo amurallado.
Lanzo al pozo de las dudas ciertas,
la letra de una historia virtual,
que derrama tantas mareas vivas,
como espacios yermos.
No sé hablar de ti.
El interrogatorio que abre la noche,
me encuentra con el té sobre la mesa,
no me pregunta,
yo tampoco a ella.