mejorlavidasimple

mejorlavidasimple

sábado, 21 de julio de 2012

No hay noche

No hay noche, te digo.
Y mi voz sobre tu rostro,
y la tuya sobre el mio,
me sirven de consuelo.
Ajusto la rutina a las pequeñas cosas,
y el espacio a unas pocas estrellas.
Nada encaja en las cifras,
ni lo que veo, ni lo que siento.
Empiezo a medir,
calculando el peso específico
de unos ojos serenos,
de unos labios tranquilos,
de un mañana en calma,
de un mundo sin absolutos.
No llego a ningún número.
La tierra traga porcentajes,
facturas y cuentas de ahorro.
Los muros transpiran voces externas,
que dejan de ser secretas.
La calle está llena de luciérnagas
crecidas entre el asfalto.
Es libre quien es dueño de su vida
sin aplazamientos.
Regreso a Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario