mejorlavidasimple

mejorlavidasimple

lunes, 19 de marzo de 2012

Y tuvo suerte

Dura quince años
su respiración desordenada,
desde que las puertas del vagón
cerraron una despedida tan breve
que parecía no haber empezado.
Subió las escaleras del metro,
sin reconocer la patria
que dejaba atrás,
y se sintió inquieta,
llena de una confusión prematura,
por abandonar algo nuevo
sin haberlo evitado.
Cada rostro en la escalera mecánica,
era un golpe de esa humanidad,
que se condensa en una sola persona.
Salió del metro,
buscaba la orientación del otoño,
del aire que compra y vende versos,
con ruido de andenes.
Y tuvo suerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario