mejorlavidasimple

mejorlavidasimple

viernes, 9 de marzo de 2012

Timbre de la puerta

Queda la luciérnaga acostada
en el cajón abierto del escritorio,
y el ave azul del encuentro
moviendo estanterías.
Se van sumando lunas
en esta manta de palabras y esperas.
Creo que tu nombre
tocó el timbre de mi puerta.
Me recuesto en la mesa
como si hubiese viajado al centro de la tierra,
y el plomo de la existencia,
se derrite al contacto con la lava,
de nuevo, la levedad del que acepta y sueña.
Ni siquiera estoy pensando, cuando
imagino el mundo con su cara redonda
dibujando soles.
Huele como olerán las flores cuando vengan,
y a ese olor del té que estuvo.
Creo que mi nombre
tocó el timbre de tu puerta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario