mejorlavidasimple

mejorlavidasimple

jueves, 17 de noviembre de 2011

Domingo de noviembre

Escucho como se forman los charcos de agua.
Escucho música.
He dejado de pensar en la política como algo serio;
como una solución a problemas y necesidades;
a injusticias y carencias;
a silencios corruptos y a manos llenas frente a manos vacías.
No tomé nota la primera vez que apagué sus discursos, y
dejé que el silencio hablase de respuestas y acciones.
No quiero seguridades falsas a cambio de libertades universales;
ni ver repartir privilegios en vientres llenos.
Escucho el radiador del cuarto, mientras calienta la habitación.
En este país no hay elecciones.
El domingo, será un domingo de noviembre sin votos ni colegios con urnas.
Se vota a distancia,
por otra forma de afrontar las limitaciones y las grandezas
del mundo y sus habitantes;
por escaños para la sociedad civil y civilizada, para la gente corriente,
que vista de cerca no es tan corriente,
sino única y cargada de proyectos posibles;
por sillas donde apoyar la sabiduría cotidiana,
los libros de poesía, y la belleza de los cuadros
que trazan colores en el paisaje.
Yo el domingo, tengo pensado salir
con el voto en la botella que lanzaré desde el puente,
prometiéndole un viaje largo hacia Ítaca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario